web analytics
Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Mar 5, 2016 in Blog | 0 comments

Cuando le dices a una amiga que no será tu Dama de Honor

Cuando le dices a una amiga que no será tu Dama de Honor

 

Una de las situaciones incómodas que se pueden presentar en el proceso de la organización de la boda, es tener que decirle a una de tus amigas que no será tu dama de honor.

Por la razón que tengas, es difícil hacerlo.

Siempre es muy evidente quiénes son tus mejores amigas y por ende todo el mundo supone que serán tus damas de honor.

Con tus otras amigas no necesitas disculparte porque no serán tus damas. Al buen entendedor, pocas palabras. Si no las invitas es porque no serán. Pero si ellas te preguntan sobre a quiénes vas a elegir, puedes hacer el comentario de que estás decidiendo, que tienes algunas amigas cercanas desde la infancia, primas y otras familiares que desean participar.

Damas de Honor Sposto Photography | SMP

 

Lo difícil es cuando tienes que decírselo a una amiga que es muy tu amiga.  Hace varios días, alguien me preguntó cómo hacerlo, y le quedé en que le contaría mi experiencia.

Sobre cómo hacerlo, no creo que haya mejor manera. Es difícil, es complicado, habrá drama y dependiendo de qué tan cercanas sean, será el grado en que la relación se verá afectada.

Los consejos que te puedo dar sobre este tema serían:

– Primero evalúa si vale la pena hacerlo. Analiza cuál es la verdadera razón por la que no quieres que sea tu dama el día de la boda. ¿Ya tienes muchas damas? ¿Hace la gran diferencia una más o una menos? ¿Vive lejos y no podrá ponerse de acuerdo con las otras? ¿Es conflictiva? ¿Se lleva mal con otra dama? Tú valora qué es lo mejor: que no sea dama y queden resentimientos de parte de ella, o que sea tu dama tolerando el conflicto que esto sería, pero todo bien entre ustedes.

– Abre tu corazón con ella. Si decides que lo mejor es que no sea parte de tu cortejo nupcial, entonces habla con ella en privado y explícale con detalle todas tus razones. No dejes lugar a ningún mal entendido.

 

Para que te des una idea de cómo afecta esto, te cuento que mis amigas y yo somos un grupo  muy unido desde la prepa, hemos compartido todos nuestros momentos importantes, buenos y malos, y nunca hemos dejado de frecuentarnos.

Cuando empecé la organización de la boda, era obvio que todas serían mis damas de honor. Pero hacía algún tiempo que dos amigas de este grupo  habían tenido entre ellas un problema que fragmentó su amistad.

Con una de ellas, la relación ha sido más fraternal. Así que opté por evitarnos malestares y que mi otra amiga no participara con las damas.

No recuerdo exactamente cómo le dije, sólo fue algo así como “no te he dicho nada de las damas de honor porque eso lo está coordinando [la otra amiga], y no quería que te sintieras incómoda…”

En su momento pensé que era entendible la situación, y que hasta de alguna manera se sentiría aliviada. Pero no. Ella no fue a la boda y hasta la fecha (4 años después) no nos hemos visto 🙁 Hemos hablado por Facebook, pero no igual que antes.

La verdad es que con tanto embrollo de la boda, no dimensioné lo que ella debió sentir.

 

 

Antes de decidir y hablar, analiza profundamente si de verdad es necesario decirle que no. La boda pasa en un día pero la amistad es para siempre.

 

 

Comentarios:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *